enmienda de kigali

Donald Trump y la enmienda de Kigali

Un grupo de 13 republicanos están instando al presidente Trump a que envíe la Enmienda de Kigali para eliminar los refrigerantes HFC (Hidrofluorocarbonos) al Senado para su ratificación.

Según el Programa de Naciones Unidas para el Medioambiente (PNUMA), la enmienda de Kigali es «la mayor contribución del mundo» a los acuerdos de la cumbre climática de París del pasado año 2015. El Protocolo de Montreal ha sido objeto de varias enmiendas, la última de ellas es la Enmienda de Kigali, que es la quinta de una serie de enmiendas del Protocolo. Fue aprobada para eliminar los HFC, que con frecuencia se utilizan como sustitutos de las sustancias que agotan el ozono (SAO). Si bien los HFC no son sustancias que agotan el ozono, sí son poderosos gases de efecto invernadero que tienen un potencial de calentamiento atmosférico (PCA) importante.

El Protocolo de Montreal y la Enmienda de Kigali

El Protocolo de Montreal ha logrado que la capa de ozono se esté recuperando gracias a la eliminación de las SAO y en ese proceso también se ha mitigado el cambio climático. En virtud de la enmienda de Kigali, las partes reducirán la producción y el consumo de HFC, con lo cuál se podría evitar un aumento de 0,5°C de la temperatura del planeta para finales del siglo. Todos los ajustes y enmiendas anteriores del Protocolo de Montreal cuentan con apoyo universal. Los estados que primero ratifiquen la enmienda marcarán un camino que muy probablemente seguirán los demás países.

Principales razones para ser Parte en la Enmienda de Kigali

Cuando las Partes desplieguen nuevas tecnologías al implementar la Enmienda de Kigali podrán obtener una ventaja competitiva en el mercado mundial. Las tecnologías alternativas suelen ser eficaces en función de los costos y conducen a una mejora de la calidad de los productos finales, entre otros la eficiencia energética. Mediante la Enmienda de Kigali, el Protocolo de Montreal asume la responsabilidad de gestionar los HFC y desempeña una función rectora en la labor hacia un mundo ambientalmente sostenible en el que nadie se quede atrás. En consonancia con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Las Partes en la Enmienda de Kigali que operan al amparo del artículo 5 tendrán acceso al apoyo financiero y técnico que se brinda en el marco del Protocolo. También se derivan otros muchos beneficios de la ratificación.

 

«Al enviar esta enmienda al Senado, ayudará a asegurar el lugar de Estados Unidos como líder mundial en varias industrias manufactureras y, a su vez, dará a los trabajadores estadounidenses una ventaja frente a sus competidores en el mercado internacional». Según la carta publicada enviada a principios del mes de junio.

El gobierno de Obama firmó el acuerdo en Kigali, Ruanda, hace casi dos años, justo antes de las elecciones presidenciales de 2016. La enmienda al Protocolo de Montreal de 1982 eliminaría gradualmente el uso de ciertos refrigerantes utilizados en el aire acondicionado y otros sistemas de refrigeración porque se ha descubierto que exacerban el calentamiento global.

Trump podría anular el acuerdo de kigali

 

Los fabricantes se han preocupado de que Trump pueda anular el acuerdo de Kigali, similar a su decisión sobre el Acuerdo de París. A medida que otros países pasen a otros productos químicos refrigerantes, las empresas de EE.UU dejarán de ser competitivas a nivel mundial si el país  no firma el acuerdo.

Los senadores agregaron que casi 600,000 trabajadores estadounidenses están listos para «beneficiarse significativamente» del acuerdo acordado en Kigali para la transición a refrigerantes alternativos. Señalaron que el acuerdo aumentaría los empleos de manufactura en 33,000 y aumentaría las exportaciones en US$4.8 mil millones.

Fuente: www.washingtonexaminer.com

Fuente: montreal-protocol.org

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario