autoconsumo electrico

El autoconsumo eléctrico

El autoconsumo eléctrico es un sistema legal de obtención de energía, que consiste en que un usuario produzca la suya propia. De esta forma, se tiene un control absoluto sobre la instalación, sobre los consumos y sobre los ahorros. Este es un método eficiente y respetuoso con el medio ambiente. Hay que tener en cuenta que cuando consumimos energía de esta red, lo estamos haciendo del mix energético nacional.

Cuando un usuario decide comenzar a producir su propia energía, el aporte de esta es totalmente limpio y sostenible. Así, se evitan los impactos ambientales derivados de producciones de energía no sostenibles y se contribuye a mejorar el planeta. Y la pregunta que surge al respecto es, ¿qué tipos de autoconsumo eléctrico existen?

Tipos de autoconsumo eléctrico

Es importante entender que cuando alguien decide cambiar su forma de consumir energía, lo primero que tiene que hacer es una inversión. Si se invierte de forma inteligente, en unos años la inversión le estará reportando un importante ahorro económico. Para ello, existen los proyectos de eficiencia energética, que pueden incluir algunos de las siguientes instalaciones para el autoconsumo:

Paneles fotovoltaicos

Los paneles fotovoltaicos son sistemas de placas formadas por materiales que aprovechan la radiación del sol para generar energía eléctrica. Mediante un inversor que regula la tensión de salida, y unas baterías que acumulan la energía, una instalación fotovoltaica puede abastecer gran parte de la demanda de un hogar.

Energía mini eólica

Producida mediante pequeños aerogeneradores instalados que dan energía a viviendas o pequeñas empresas. La producción de este tipo de energía es bastante intermitente pero si se complementa con baterías eléctricas puede ser una muy buena opción, sobre todo, en zonas en las que suela soplar el viento con mayor frecuencia y fuerza.

Energía mini hidráulica

Se obtiene canalizando el agua por unas tuberías allí donde se encuentre el salto de agua, llevándola hasta la central o haciéndola caer hasta la turbina. Así, la presión ejercida sobre la turbina la convertirá en electricidad. La energía eléctrica se obtiene a partir de la energía cinética del agua provocada por la gravedad, lo que significa que el desnivel natural o artificial será el que determine en gran medida la potencia. Se suelen considerar presas mini hidráulicas las que tienen una potencia instalada no superior a los 10 MW y unas dimensiones inferiores a los 15 metros.

Energía solar térmica o termosolar

Aprovecha el calor generado gracias a la luz del sol, concentrando su energía para obtener así energía térmica. En estas instalaciones los paneles termosolares se complementan con acumuladores y baterías y son especialmente recomendables para reducir el consumo en Agua Caliente Sanitaria (ACS).

Desafortunadamente, las energías renovables mencionadas no siempre son capaces de abastecer el 100% del consumo. Esto ocurre porque dependen de factores como la calidad de los rayos de sol incidentes, de que sea de día o de la constancia del viento. Para esos periodos de demanda no abastecida, el usuario debe estar conectado a la Red Eléctrica. De no ser así, en esos periodos no tendría electricidad en su vivienda.

Otras formas de eficiencia

Al margen del autoconsumo eléctrico, hay otras formas de reducir el gasto de energía del hogar. Mejorar el aislamiento de la envolvente, o aplicar sistemas como los de la energía solar térmica y la aerotermia, contribuyen a reducir el consumo eléctrico o de energía fósil. Estos métodos pueden funcionar tanto para el agua caliente sanitaria, como para asegurar el confort térmico en el interior del edificio. En el caso de la aerotermia, se encuentran tanto las de calefacción como las de refrigeración.

10 simples medidas de ahorro energético

Lo que se busca con estos ejemplos es remarcar que el autoconsumo eléctrico es una forma de incrementar la eficiencia energética de los edificios e instalaciones, pero que no es la única. También se pueden tener en cuenta otras medidas que pueden suponer ahorros importantes, tanto energéticos como económicos.

Fuentes: Blog de Calor y Frio / La Estrella de Panamá / La Prensa

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *