Entradas

Aire acondicionado y bebés, que debes saber?

Muchos papás y mamás se habrán planteado más de una vez si usar el aire acondicionado es bueno para sus bebés. En verano, en muchas regiones se superan tranquilamente los 40 ºC durante el día. En el caso de las noches, incluso los 30 en muchas ocasiones.

¿Qué debemos hacer en estos casos? ¿Es preferible usar el aire acondicionado o no hacerlo cuando estamos con nuestros niños?

Es bueno el aire acondicionado para los bebés?

Los bebés (y también los niños pequeños y las personas mayores) son los que más sufren las altas temperaturas. Por lo tanto, hay que prestar especial atención en casa a la hora de regular la temperatura si convivimos con ellos.

Usar el aire acondicionado no tiene por qué ser malo para su salud. De hecho, puede ser muy útil para proporcionarles un alto grado de confort y un ambiente saludable. Como en la mayoría de los casos, la clave está en usar la tecnología con cabeza.

A continuación os citamos una serie de pautas para utilizar el aire acondicionado en casa de forma responsable.

Evita los flujos directos de aire

Una recomendación que extendemos a todos las familias, no solo a los bebés. Recibir un flujo de aire frío (o caliente) está totalmente contraindicado. La mayoría de los sistemas de aire acondicionado cuentan con mecanismos para regular el flujo del caudal de aire. Infórmate bien y utilízalos.

 Ojo con la temperatura

En verano, una temperatura de unos 25 o 26 grados es más que suficiente para estar en confort. Nada de exagerar con el termostato: recuerda que los más pequeños son más sensibles que los adultos a la temperatura.

Por la noche la temperatura basal cae, por lo que se recomienda subir aproximadamente un grado la temperatura del equipo si vas a utilizarlo mientras tu bebé duerme.

Atento a los cambios bruscos de temperatura

No es recomendable que existan grandes diferencias entre las estancias. Por ejemplo, si vas a llevar a tu bebé del salón a su cuarto para acostarlo, intenta que el salto térmico entre ambas estancias sea lo menos pronunciado posible.

Es preferible llegar a una habitación en la que ya se ha alcanzado la temperatura de confort que activar el aire justo al llegar.

Cuida los filtros

El mantenimiento es clave. Resulta muy importante extremar las precauciones para que los filtros estén siempre impolutos. Su grado de limpieza afecta directamente a la calidad del aire que respiramos. En este post encontrarás toda la información que necesitas al respecto.

Revisa bien tu equipo antes de usarlo, especialmente si lleva varios meses inactivo.

Controla la humedad

Es importante controlar la humedad del aire para mantener un ambiente óptimo. Este factor es clave como ya señalamos hace unos meses en este artículo

Si es necesario ventila la casa una o dos veces al día.

Conclusiones

Los equipos de aire acondicionado juegan un papel crucial a la hora de mantener una temperatura de confort. En verano, puede resultar muy útil: simplemente hay que hacer un uso razonable.

Si respetas los consejos que te hemos detallado podrás disfrutar de un ambiente confortable para ti y los más pequeños de la casa.

Artículo gracias a blog de Airzone

Donde es mejor colocar tu AC Split

Se acerca la llegada del buen tiempo y esto es siempre motivo de alegría. Pero acto seguido llega el calor y las altas temperaturas; pasar nuestro tiempo de ocio en un hogar que no nos resulta confortable no resulta nada agradable. De modo que es normal que nos planteemos instalar un sistema de aire acondicionado que haga estos meses mucho más llevaderos.

De todas las preguntas que surgen cuando tomamos la decisión de incluir estos equipos en nuestro hogar. Una de las más recurrentes es donde colocaremos el split o los splits que nos proporcionarán la temperatura deseada. En primer lugar, tenemos que tener en cuenta que los sistemas de aire acondicionado que hacen uso de splits (unidades interiores) también requieren de una unidad exterior, que es la que se situará fuera de la vivienda y que permite la salida del aire caliente. Lo siguiente que hay que considerar es cuántos splits necesitaremos para hacer nuestra vida hogareña confortable.

Factores a tener en cuenta

Para valorar esto, tendremos que tener en cuenta muchos factores. Evidentemente, en función de la zona en que vivamos, habrá unas condiciones climáticas concretas que deberemos considerar. La orientación de nuestra casa o piso (otro factor importante). También influirá en nuestras necesidades de climatización, así como revisar que no existan lugares por donde pueda colarse la temperatura exterior. Y, por supuesto, también consideraremos las condiciones estéticas que preferimos en nuestro hogar a la hora de llevar a cabo la elección del sistema.

Es necesario que también pensemos en las horas que pasamos en casa y en qué zonas las invertimos para así obtener el mejor rendimiento posible del equipo que compremos. La mejor idea siempre es colocar los splits en los lugares de mayor tránsito. Es decir, en aquellos que pasamos la mayor parte del tiempo. Uno de los lugares donde resulta más práctico colocar el split es en el salón. Supone un lugar de reunión y descanso, donde pasar las horas frente al televisor o de reunión, y resulta un lugar muy indicado en la mayoría de los casos.

La ubicación más eficiente

Con tal de obtener la mayor rentabilidad del equipo, más allá de la ya implícita en sus características técnicas, colocaremos el aparato en lugar alto. Y a ser preferible, que quede centrado, para así poder alcanzar cómodamente todos los rincones de la sala en cuestión. De esta manera, el aire se repartirá de forma eficiente y tampoco estaremos expuestos a ningún flujo directo que pueda resultar molesto. En cuanto a la temperatura, lo mejor es graduarla en torno a los 24 grados, para que la atmósfera resulte agradable sin que sea demasiado fría.

Otro de los lugares más recurrentes a la hora de situar una unidad interna de aire acondicionado es el dormitorio principal. Es una habitación donde, sin duda alguna, pasaremos muchas horas. Además de ser esencial en materia de descanso y de recuperación de energía. Dormir bien nos ayuda a encarar cada jornada, y por eso cuidar el entorno es tan importante. Al colocar un split en el dormitorio nos aseguramos que un factor tan molesto como el calor excesivo nos impida conciliar el sueño.

Ac split

En estos casos, lo mejor es colocar el aparato encima de la cama. De esta manera, el flujo de aire se distribuirá de manera uniforme por el cuarto sin que nos dé directamente mientras dormimos. Los equipos de aire acondicionado de Refricenter Group, además de contar con varios kits multi split que permiten la instalación de varias unidades en el interior de nuestro hogar. Son muy silenciosos, de modo que en ningún caso tendrás problemas para dormir debido al ruido.

Los sistemas multi split son muy prácticos a la hora de ahorrar costes y aumentar la rentabilidad de los sistemas. Tendrás la temperatura ideal en más lugares de la casa, pudiendo regular cada ambiente según necesidades y preferencias. Y sólo necesitarás una unidad exterior para mantenerlo todo activo. Dicha unidad exterior debe estar situada entre a diez y veinte metros de distancia de los splits. Tampoco hay que olvidar su mantenimiento regular, al igual que el de las unidades internas.

De modo que si te planteas incorporar un sistema por splits en tu casa para este verano. Un sistema de estas características resulta cómodo de instalar y de mantener. También podrás elegir cuántos splits poner y cómo distribuirlos según tus necesidades. Incluso programar nuestro equipo para que se active a determinadas horas. Muy conveniente cuando queremos encontrar nuestro hogar siempre a la temperatura perfecta.

 

Consejos para dormir cuando hace calor

Dormir cuando hace calor en ciertas regiones puede ser misión casi imposible. Las altas temperaturas (en ocasiones de más de 30 ºC). Unidas a una humedad alta, hacen del verano la época más dura para conciliar el sueño.

Normalmente, se recomienda que los adultos duerman entre 7 y 9 horas al día. Si sufres por las noches y no te vale con contar ovejas, sigue los consejos que te proponemos en este post.

La importancia de dormir bien

A partir de 26 ºC se hace difícil dormir bien. De hecho, normalmente los expertos apuntan a que la temperatura ideal para dormir se sitúa entre 18-22 ºC (en función de diversos parámetros: edad, sexo, humedad, etc.).

«El sueño es la fábrica de nuestro día» — Eduard Estivill, experto en alteraciones del sueño

Cuando las temperaturas por la noche son elevadas, el sueño se altera y, en general, es menos profundo. Una mala noche puede producir múltiples complicaciones:

  • Irritabilidad
  • Menor capacidad de concentración
  • Mayores probabilidades de padecer ansiedad
  • Menor rendimiento físico
  • Problemas a la hora de procesar la glucosa
  • Disminución de la temperatura corporal basal

Estas son solo algunos de los principales problemas, si quieres seguir indagando con este tema, puede consultar este enlace.

Consejos para dormir con calor

A continuación te detallamos algunas recomendaciones o ideas que pueden serte útiles en las noches de verano:

  • El aire acondicionado es tu aliado. Dormir con el aire acondicionado no es malo en absoluto. Al contrario de lo que muchos creen, la calidad del aire no se empeora. Llevando a cabo el mantenimiento básico habitual del equipo, la calidad del aire no se resiente. Por lo tanto, en las noches en las que no haya manera de conciliar el sueño, utilízalo sin miedo. Si tienes un sistema moderno puedes programarlo para que se apague trascurrido un tiempo o al alcanzar una temperatura. El poder está en tus manos.
  • Realiza cenas ligeras. Es más fácil dormir si cenas comidas frías, ligeras y fáciles de digerir. Cuando realizas cenas pesadas, el cuerpo necesita trabajar más y generar más calor para realizar la digestión. También, aunque suene raro, se recomienda el picante. Las comidas picantes estimulan la sudoración y hacen que nuestro cuerpo pierda calor.
  • El agua, ese líquido divino. Bebe mucha, mucha agua a lo largo del día. Beber agua fresca (no helada) antes de dormir te mantiene hidratado.
  • Cuidado con el pijama que usas. Puedes estar cometiendo el error de usar una prenda que no sea óptima. Para las noches más calurosas, opta siempre por el pijama de algodón. El algodón facilita la transpiración. Por supuesto, este criterio es extensible a la sábanas.
  • Date una ducha (¡pero no con agua fría!). Una buena opción es darse una ducha con agua tibia antes de irse a la cama. Si el agua está muy fría, el cuerpo generará calor para combatir ese cambio brusco de temperatura.

dormir cuando hace calor

Bonus: consejos extra para los más osados

  • Si todo lo anterior se te queda corto, también puedes recurrir a opciones más drásticas. Aunque suenen alocadas, algunas pueden serte de mucha utilidad. Dormir cuando hace calor a veces implica acciones de emergencia:
    • Enfría tus sábanas o pijama en la nevera. Como lo oyes. Hay fuentes que recomiendan esta acción en casos extremos. Eso sí, si los vas a meter en el frigorífico que sea con una funda o protección.
    • Enfría la almohada. Otra posibilidad. Quizá esta opción la habrá utilizado más de uno de vosotros en alguna que otra ocasión.
    • Si tienes ventilador, combínalo con el hielo. Una opción muy old-school. Si utilizas un ventilador puedes colocar un recipiente con hielo inmediatamente delante de las aspas para que el aire que impulse sea más frío.            

Artículo gracias a blog de Airzone