Entradas

Discusiones sobre aire acondicionado en la oficina

Era un secreto a voces pero ya se ha confirmado: el aire acondicionado es motivo de disputa en el trabajo. Según un reciente estudio de BAXI, el 60% de los trabajadores discute con sus compañeros por este motivo.

Según este estudio, el principal problema suele ser que la temperatura del aire es demasiado baja (63,6 % de los casos), seguido de que la temperatura no es suficientemente baja (25 %) y, por último, los cambios constantes en la temperatura (6,8 %).

La cosa no queda ahí ya que el estudio nos deja varias conclusiones interesantes. En primer lugar, que la gente más proclive a quejarse por este motivo es la de más de 55 años. En segundo lugar, también refleja que son las mujeres las que se suelen mostrar más insatisfechas con la temperatura seleccionada.

Principal Problema: Una única temperatura para varios espacios

A pesar de que se reportan varios problemas, existe un factor recurrente: normalmente solo se establece una misma temperatura para toda la oficina. Aunque a priori pueda no parecer algo tan descabellado, en la práctica realmente lo es. Analicemos el asunto.

Para empezar existe un problema de base: mujeres y hombres no compartimos la misma temperatura de confort. La temperatura ideal del aire acondicionado para las mujeres es superior a la de los hombres. Es decir, de entrada, el consenso es algo complicado.

Por otro lado, no todos los espacios de una oficina tienen las mismas necesidades térmicas. Por ejemplo, una sala de reuniones con cinco hombres en traje y corbata demandará más frío que un despacho en el que trabajan dos mujeres. Lo mismo ocurre con el tipo de trabajo que se realice en el interior: cuanto más sedentario sea, menos frío necesitará.

Nuestra recomendación

Los sistemas de control son la solución ideal para acabar con las disputas. Aunque solo exista una misma máquina de climatización para toda la oficina, permiten establecer temperaturas independientes para los diferentes espacios e incluso dejar de climatizar los que estén vacíos.

Sin embargo, estas no son las únicas ventajas. Instalar un sistema de control abre la puerta a un sinfín de beneficios:

  • Gestión de varias máquinas desde un único punto de control
  • Optimización del rendimiento
  • Ahorro energético. 
  • Sencillez de uso
  • Restricción de accesos

No lo pienses más instala o recomiéndale a tu jefe el sistema que hará de tu oficina un espacio más eficiente y acabará con las discusiones por la temperatura.

Artículo gracias a blog de Airzone